punto de encuentro con la Vida

COMENTARIO AL EVANGELIO DEL MARTES 22 DE MAYO

Mc 9, 30–37. “que sea el último de todos y el servidor de todos”.

Jesús presenta en el evangelio de hoy el anuncio de su pasión. Es un momento que pone de manifiesto la falta de sintonía entre el Maestro y sus discípulos. El Señor abre su corazón con angustia para mostrar cuál va a ser su destino. Los apóstoles viven preocupados por ocupar los puestos de honor. Ésta es la triste realidad que también hoy podemos reproducir. Jesús aprovecha para darnos una lección fundamental: no hay mayor honor que el servicio, el lugar más importante al que podemos aspirar es el último. La imagen que nos ayuda a entender es la de un niño. Hemos de tener sensibilidad por lo pequeño, por lo que no es reconocido ni valorado ni recompensado.

Amado Francisco Pau


Reflexión ofrecida por Verbum Dei

Fano: "El Espíritu nos une y sostiene"

dibujo semanal de Fano

Puedes sentirlo

PENTECOSTÉS

Pentecostés , día en el que el miedo deja paso a la esperanza, deja paso a la alegría, porque Jesús cumple la promesa que hizo a sus discípulos antes de volver al Padre.

Jesús vuelve a su Padre, nuestro Padre y lo hace para prepararnos un sitio, “para que donde yo esté, estéis también vosotros, mis amigos”.

También sube para cumplir la promesa de enviarnos el Espíritu Santo que nos revelará en su nombre todo lo que en su vida en la tierra no ha podido explicarnos.

“El Espíritu Santo, el Paráclito, os aclarará todo lo que por ahora no podéis asumir.”

Les prometió que, el Espíritu Santo les ayudaría a entender, la Pasión y Muerte en la cruz de su Maestro, su Resurrección, pues después de aparecérseles durante 40 días, para que comprobaran que no era un fantasma, sino que su cuerpo era real; que un fantasma, no tiene carne ni huesos; les invita a que le toquen a que metan el dedo en las llagas que han dejado en su cuerpo los clavos y la lanza, esas llagas que quedaran en su cuerpo como testigos de su entrega por amor a los hombres, por amor a todos nosotros. ¿Qué más puede hacer para que le crean ?.

El sabe que será el Espíritu Santo el que les ayudará en su incredulidad, les ayudará a disipar sus miedos y temores, llenará su vida de alegría, de fuerza y esperanza.

Por eso, sin miedo: “seréis mis testigos en Jerusalén, en toda Judea y Samaria y hasta el confín de la tierra”.

Nosotros, todos los que nos sentimos cristianos actualmente, también hemos recibido ese mismo Espíritu, por eso, como los Apóstoles y los primeros cristianos, debemos ser sus testigos, desde nuestra casa hasta los confines de la tierra; denunciando toda injusticia, luchando por que llegue el Reino de Paz, de Justicia y Amor.

Tenemos que tener muy claro que es el Espíritu que nos ha de dar la luz, la fuerza y la valentía para ser testigos del Evangelio, en los momentos fáciles y en los difíciles, pues El estará con nosotros siempre. Nos ha dado suficientes pruebas de que es así.

Ser cristiano es confiar en el Espíritu de Jesús, es actuar como actuó Jesús.

¡!!Ven Espíritu Santo y fortalécenos ¡!!

Carlos Sánchez de Castro